.


UN HOMBRE SOLO.

Manuel Meneses Jimenez
Manuel Meneses Jimenez

Masculino

UN HOMBRE SOLO. Empty UN HOMBRE SOLO.

Mensaje por Manuel Meneses Jimenez el Mar 17 Jun - 17:49

NOTA PREVIA:
AYER: TARDE-NOCHE DEL 16 DE JUNIO DE 2014.
Esta tarde - hace unas horas - me dijiste, referente a esta novela: que sí, que soy y seré capaz de escribirla y te contesté que sí. También te dije que para ello te necesito a mi lado y estoy seguro de que así será, de hecho ahí has estado siempre y aún estás. ¿Porqué esta novela? Quizás aún te preguntes: una vida no tiene ni tendría sentido si nos fuéramos de ésta dejando las cosas a medias y contigo siempre he sentido que algo de mí y de ti quedó a medias en aquel tiempo de niño en que me fui de ti sin decirte adiós, todo ese tiempo que pasó hasta que me volviste a encontrar es ese espacio de tiempo en que siento que mi vida quedó a medias de muchas cosas o a falta de alguien como tú. Quizás, sólo quizás, esta novela la empiece a escribir en el mismo instante en que, tras un largo viaje de continente a continente, sienta de nuevo el golpe seco de las ruedas del avión golpear en el piso de la pista de aterrizaje en tu país; para entonces todo ya estará no solo en mi mente del cómo escribiré esta preciosa historia de vida y amor contigo sino también en mi corazón y en el tuyo.
Te prometo que la próxima vez que hablemos nos reiremos, y que la próxima vez que nos veamos aún desde la distancia nos abrazaremos...
Manue, Gipuzkoa.
Europa.


HOY: 17 DE JUNIO DE 2014, AHORA...
Un día será... y al final tu sabes que todo quedará guardado en esa novela que te he prometido y con la que sellaremos una vida que empezó con un encuentro casual e imprevisto hace muchos años ahí, en tu país y que se interrrumpió de una manera que quizás fuera la que debió ser - por fuerza mayor -, aunque yo siempre lo lamentara: un tiempo que fue de juegos inocentes y de caricias con la mirada, de roce en tus dedos, de un tiempo de sentimientos inconfesables y escondidos a dúos durante años; todo esto fue y sucedió ahí en una calle de tu ciudad en nuestra niñez; años después fueron unos encuentros en aquella otra esquina. Pero antes, mucho antes, aquellas presencias a solas contigo en la cima del Morro de las Cometas y que fue donde empezó todo. Luego todo lo demás que con el tiempo y tras el reencuentro recuperamos: aquellas tus estancias en Europa y en África y de manera especial aquella tarde de un 27 de octubre de 2012 en una playa al Oeste de África y que acabamos detrás de aquella puerta y que fue la que nos abrió todo esto que ahora somos y tenemos: todo ya guardado dentro de cada cual. Pero todo eso fue antes.

AÑOS DESPUÉS: (EN ESE MAÑANA DEL QUE SIEMPRE TE HE HABLADO)
"...Y aún con las mismas emociones y sensaciones de aquellos momentos y de aquellos encuentros con ELLA sintió de repente que había descubierto que los años se les habían gastado, que ya apenas le quedaba instantes, momentos de vida que debían ir ya racionando en soledad sin apenas esperar nada ni nada de nadie; y quizás fuera ésto: lo de no esperar nada de nadie lo que le había hecho pensar que también pudiera ser bueno, al menos lo sabía.

Sentado en aquella pequeña y solitaria terraza frente al mar y en lo alto de aquel morro, tan diferente de aquel otro de antaño, observaba la fina lluvia que en aquel momento caía; el viento ya frío de otoño jugaba a empujar las flores y las hojas de los árboles de un lado para otro y fue este detalle el que le hizo pensar cómo y de qué manera se le había ido la vida: de un lugar para otro sin ser capaz de establecerse en ningún lugar para al final ser solo una persona más e insignificante entre tanta gente conocida, ¿o quizás desconocidas? Miró el cristal de su vaso de vino y descubrió en él su propia mirada y en ésta todas las miradas de una vida: descubrió también cómo habían pasado esos años, qué había hecho y logrado y dónde estaba en este momento; pensó que quizás esta soledad le podía dar algo de lo que él siempre había buscado: una soledad elegida para no olvidar ni un detalle de todo lo que se dijeron, de todo lo que se vivieron, de todo lo que siempre y hasta el último momento se prometieron....

Alzó la mirada y alcanzó a ver allá en horizonte sobre el mar, y allí quedó ésta fija por un instante que se hizo largo al igual que infinitos fueron los pensamientos de ese momento. ¿Cuántos años tendría ya?, se preguntó. No importa. ELLA seguiría diciendo que muchos pues ésta fue siempre su respuesta cuando algunas veces le preguntó por sus años; de seguro que aún seguiría siendo aquella mujer muy guapa, elegante y atractiva: aquella mujer que en una ocasión buscó por todos los andenes de una estación de tren en Budapest, en Hungría. Aquella mujer con la que había paseado por la ribera del río Rhin en Alemania, la misma que en Polonia había visto la nieve por primera vez, la misma mujer que en un juzgado de Londre le había dicho emocionada: "sí, acepto...", la mujer con la que había estado en el sur de Francia y antes en una playa al oeste de África; aquella mujer con la que había compartido una noche fría en una habitación de un hotel situado en lo alto de la Cordillera de los Andes... aquella mujer preciosa de todo y de pies descalzos de la que un día hubo de separarse por y para no herir a terceras personas como así se habían los dos prometido de hacer siempre al menos que un día fueran, ambos, libres. Sus pensamientos se habían detenido como también se detuvo el tiempo en todos aquellos años en que volvieron a encontrarse, en que se amaron y se sintieron el uno en el otro y en los que se habían prometido en cuerpo y alma jamás el olvidarse y esto era lo que sentía que en este momento, era lo único que le quedaba y quizás les quedaban a ambos: sus recuerdos de ellos y lo hermoso que todo fue en aquellos años juntos: siempre y en cualquier circunstancia tenía presente esta promesa del no olvido, del no abandono pasara el tiempo que pasara.

EN ESTE INSTANTE, AHORA.
...Hoy, ahora y ya de vuelta en África quizás, - y sin quizás - me haya adelantado. Siento que estas letras -en la vida real -, eran para ser escritas dentro de 40 años que es hasta donde siempre te he dicho que llegaremos en vida y en el recuerdo, o quizás ocurra que no se hiciera necesidad de escribirlas entonces porque las circunstancias pudieran ser otras. Sí, pudieran ser pues nunca se sabe ni se sabrá hasta ese momento si llegara (recuerdo ahora tus palabras recientes de hace apenas unas semanas, no las olvido y guardo la esperanza: tú sabes que siempre te esperaré). Anoche – hace muchas noches ¿lo recuerdas? - lo volvimos a recordar y a decírnoslo: “si fuéramos libres...”

Y ASÍ UN DÍA SUCEDERÁ:
Quizás es que sean tantas y tantas las ganas de volver a abrazarte y reencontrarme contigo otra vez que llevado por el fuerte deseo ni tan siquiera te avisaré de que llegaré ahí a tu país otra vez en tal o cual fecha aún por decidir; quizás - muy seguro, o al meno muy probable - sucederá que en cualquier momento te veré venir de frente a mí y pasarás por mi lado y no me verás, no te darás cuenta ni percibirás mi presencia y quizás aún y en ese momento sienta en tu cuerpo el perfume de mi última colonia que te regalé; será el placer, el dulce e íntimo placer que de nuevo busque en ti y de ti de verte y sentirte al natural después de tanto tiempo... después tocará irremediablemente avisarte, decirte y vernos; sentirnos frente a frente al mismo tiempo que sentir cómo atraparnos con la mirada, comprobar eso que nos dijimos en una ocasión no hace mucho: "nos ahogaremos de la emoción...". Así será. Y sí, lo sé: sé que sabes que siempre acabo descubriédote mis sorpresas para ti pero al menos ésta no sabrás cuándo sucederá y sí será entonces esa sorpresa grande y preciosa que siempre te ha gustado recibir y yo darte: será mi sorpresa...después sentiremos el roce de las yemas de nuestros dedos como en aquellas ocasiones hace ya tantos y tantos años y volverás a llevarme por esa calle, de vernos en esa esquina, de enseñarme el árbol del aceviche y de llevarme de nuevo a aquel nuestro lugar mágico: al Morro de las Cometas. Y sí...sé y recuerdo que te gustan los caramelos.



Todo fue y sucedió
cuando un día
decidiste
volver.
Y así
fue:
Antes de antes solo hubo
restos vagos de
un recuerdo
que nunca
murió.

Nada acaba ni nunca acabará sin dejar en la memoria un recuerdo que quedará
por siempre atado a una sonrisa, a unos abrazos invisibles a cada atardecer
cuando se mire al horizonte por sobre el mar o allá arriba por sobre la
Cordillera. Los recuerdos, entiéndelo, se haran lejanos en el tiempo;
la memoria se debilitará (pero jamás se extinguirá), la piel se
arrugará pero siempre quedará esa sensación de sentir el
roce añorado y una vez sentido sobre la piel y en el
corazón (sé que entiendes de qué te hablo). Y
así quizás todo se hará Silencio y así ese
Silencio se hará voz, eco, alma y asi
también sentimientos que nunca
jamás moriran, recuérdalo
hoy y así lo entenderas
mañana en ese mañana
que nos llegará,
compañera del
alma.


Solo tú, que me conoces y sabes de mí... solo tú, sabes qué siento en mi alma cuando te he escrito estas palabras todas pero en especial las últimas; si supiera o intuyera que no las entenderías es que sentiría que he perdido una vida contigo. Y no es así, por eso te las regalo.

Manuel, Africa.
zza-alzahara
zza-alzahara

Femenino colombia

UN HOMBRE SOLO. Empty Re: UN HOMBRE SOLO.

Mensaje por zza-alzahara el Jue 19 Jun - 4:25

Dejas en tu escrito un sentimiento que ha nacido en el tiempo y se ha fortalecido en su trasegar por la vida, vivencias que perduran y alimentan el alma. En su recorrido siempre va el amor que has engrandecido con tus bellas letras.
Un placer la lectura querido poeta africano
Un abrazo cálido
Zza



Aquí vengo...
 
Vengo en pos
de algún poema,
traigo versos
dislocados,
quizás te encuentro
o me encuentres
palabreándole a la luna
...o algún gato.
 
 
 
Caral-zza
1201110896203
21.06.11 d.r.
Manuel Meneses Jimenez
Manuel Meneses Jimenez

Masculino

UN HOMBRE SOLO. Empty Re: UN HOMBRE SOLO.

Mensaje por Manuel Meneses Jimenez el Jue 19 Jun - 8:07

Tú lo has dicho compañera de letras Zza, todo nació en ese tiempo y ahí está todo presente. Siempre es grato tu caminar por mis letras.

Abrazos desde aquí.
Manuel, África.

NOTA:
Eso que siempre me pones de "poeta africano" me llega al alma. Gracias.

Contenido patrocinado

UN HOMBRE SOLO. Empty Re: UN HOMBRE SOLO.

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Vie 20 Sep - 14:13