Comunidad Internacional de Poesía


y empecemos a llamarle Padre... (meditación)

Comparte
avatar
fernando
Usuario

Masculino

y empecemos a llamarle Padre... (meditación)

Mensaje por fernando el Miér 12 Abr - 21:12



Séptima Palabra

(Aclaro que he tomado parte de algunos escritos para reforzar mis argumentos y así lo hago saber)

Texto bíblico:
“Era alrededor del mediodía. El sol se eclipsó y la oscuridad cubrió toda la tierra hasta las tres de la tarde. El velo del Templo se rasgó por el medio. Jesús, con un grito, exclamó: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu". Y diciendo esto, expiró.  Cuando el centurión vio lo que había pasado, alabó a Dios, exclamando: "Realmente este hombre era un justo".Y la multitud que se había reunido para contemplar el espectáculo, al ver lo sucedido, regresaba golpeándose el pecho. Todos sus amigos y las mujeres que lo habían acompañado desde Galilea permanecían a distancia, contemplando lo sucedido.”

¿Quién de ustedes duda de la misericordia de Dios? Nadie. ¿En dónde podemos encontrar esa misericordia en esta 7ma. palabra? Es la reafirmación de que nunca, ni aún en ese momento, Jesús duda de esa misericordia. Es su última y gran lección. "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu", Ni aún en su peor espacio de vida dejó de verle como a un Padre. La traición, el abandono, los insultos, los salivazos, la burla, la humillación por causa  del despojo, el dolor físico no pudieron quitarle esa vision que tenía de Dios pues en su último momento le llama Padre. Y nadie llama así  otra persona a menos que no sea porque es consciente de su amor derramado en la misericordia.

Vamos a esa 7ma. Palabra:
“En la sexta palabra escuchamos que todo se había consumado. Escuchamos, de parte del hermano Toño que Jesús, desde ahí, revisa su vida, su obra y queda satisfecho por haber vivido la experiencia que el Padre esparaba de él. Y ahora autoriza a la muerte a que se le posesione. Porque dice el texto que Jesús, con un grito, exclamó: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu". Y diciendo esto, expiró. AI revés de lo que hacen los demás hombres. Los hombres inclinan la cabeza en el momento de morir, no antes. Precisamente es la muerte quien les abate la cabeza. Bajan la cabeza por exigencia de la muerte. Jesucristo, no. Dice el Evangelio que inclinó la cabeza y después murió. Inclinó la cabeza como dándole su consentimiento a la muerte, como diciéndole: «Ahora, apodérate de mí». Inclinó voluntariamente la cabeza y murió. “Clamando a gran voz” lo que indica que fue una acción voluntaria. Reafirmando lo que encontramos en Juan 10:17,18 “Pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar”. Tomado de un escrito cuyo autor no me viene a la mente pero reitero que esa cita no es de mi autoría.

Actualizar:
¿Qué nos enseña esta Palabra?
*A vivir la experiencia diaria de sentir a Dios como Padre y no cumplir como hijos (creo que nos limitamos cuando queremos cumplir) Enumerar diferentes aspectos y responsabilidades…
*Y, obviamente a vivir la experiencia diaria de sentir a los demás como hijos de Dios (lo que yo  merezco de la misericordia como su hijo lo merecen los demás).

Quisiera terminar con una reflexión que pusieron las hermanas del Buen Pastor en facebook del presbítero José Antonio Pagoda el domingo de Ramos que para mí sintetiza muy bien lo que lo significa la pasión de Jesús enmarcada en la misericordia de nuestro Padre Dios:
“Jesús contó con la posibilidad de un final violento. No era un ingenuo. Sabía a qué se exponía si seguía insistiendo en el proyecto del reino de Dios. Era imposible buscar con tanta radicalidad una vida digna para los «pobres» y los «pecadores», sin provocar la reacción de aquellos a los que no interesaba cambio alguno. Ciertamente, Jesús no es un suicida. No busca la crucifixión. Nunca quiso el sufrimiento ni para los demás ni para él. Toda su vida se había dedicado a combatirlo allí donde lo encontraba: en la enfermedad, en las injusticias, en el pecado o en la desesperanza. Por eso no corre ahora tras la muerte, pero tampoco se echa atrás. Seguirá acogiendo a pecadores y excluidos aunque su actuación irrite en el templo. Si terminan condenándolo, morirá también él como un delincuente y excluido, pero su muerte confirmará lo que ha sido su vida entera: confianza total en un Dios que no excluye a nadie de su perdón. Seguirá anunciando el amor de Dios a los últimos, identificándose con los más pobres y despreciados del imperio, por mucho que moleste en los ambientes cercanos al gobernador romano. Si un día lo ejecutan en el suplicio de la cruz, reservado para esclavos, morirá también él como un despreciable esclavo, pero su muerte sellará para siempre su fidelidad al Dios defensor de las víctimas. Lleno del amor de Dios, seguirá ofreciendo «salvación» a quienes sufren el mal y la enfermedad: dará «acogida» a quienes son excluidos por la sociedad y la religión; regalará el «perdón» gratuito de Dios a pecadores y gentes perdidas, incapaces de volver a su amistad. Esta actitud salvadora que inspira su vida entera, inspirará también su muerte. Por eso a los cristianos nos atrae tanto la cruz. Besamos el rostro del Crucificado, levantamos los ojos hacia él, escuchamos sus últimas palabras... porque en su crucifixión vemos el servicio último de Jesús al proyecto del Padre, y el gesto supremo de Dios entregando a su Hijo por amor a la humanidad entera. Para las seguidoras de Jesús celebrar la pasión y muerte del Señor es agradecimiento emocionado, adoración gozosa al amor «increíble» de Dios y llamada a vivir como Jesús solidarizándonos con los crucificados.
Concluyo con esta sentencia convertida en invitación: Ya es hora de que dejemos de llamar a Dios Dios o Señor y empecemos a llamarle Padre.
avatar
webb
Usuario

Masculino

Re: y empecemos a llamarle Padre... (meditación)

Mensaje por webb el Jue 13 Abr - 8:54



Siempre es útil y ameno visitar tu espacio.
Saludos cordiales.


Webb
avatar
DiEgO
Fundador

Masculino Sentado al pie del capulí !

Re: y empecemos a llamarle Padre... (meditación)

Mensaje por DiEgO el Jue 13 Abr - 12:11




Amigo Fernando, lo importante aquí es que dispusiste de tu tiempo para escrutar la palabra escrita,
y discernir en pleno uso del libre albedrio y a la Luz del Espiritu Santo. Esa disposición, desde ya,
es una Gracia que el Padre te ha concedido ! Estoy de acuerdo en todo el contenido,
de la disertación que haces y ciertamente en esa filiación Pedre-Hijo a la que te refieres,
está su Amor gratuito manifestado en el Plan de Salvación para su hijos. Ser hijo de Dios, es cosa seria,
o llamar Padre a Dios, es estar muy conciente, de que nos parecemos a ÉL minimamente en algo...es,
una introspección honda, que cada hijo debe hacerse antes de llamarlo Padre y ciertamente lo es !
En Cristo está el ejemplo.....un honor visitarte.  ¡¡¡ Felices Pascuas. !!!

La Paz contigo.







Por gracia de Dios soy cristiano......por mis acciones un gran Pecador !
avatar
Zara Mei
Moderador

Femenino

Re: y empecemos a llamarle Padre... (meditación)

Mensaje por Zara Mei el Jue 13 Abr - 12:55


Es admirable la conclusión al que llegaste despues de meditar la septima palabra de Jesús en la Cruz  -me llamó la atención tu análisis de ésta palabra en particular- Luego concluyo que si por Cristo hecho hombre, somo llamados tambien a ser hijos de Dios Padre, entonces comportémos como tales, es decir como verdaderos hijos del Padre en nuestro diario vivir teniendo como ejemplo al Nazoreo. Gracias Fernando querido por siempre ser y estar. Enorme el gusto de hacerte llegar mi cariño, mi abrazo y mis besos para ti. Feliz semana santa.

Zara Mei





avatar
ESTRELLA SOMBRIA
Usuario Avanzado

Femenino VALLEDUPAR-COLOMBIA

Re: y empecemos a llamarle Padre... (meditación)

Mensaje por ESTRELLA SOMBRIA el Jue 13 Abr - 22:47

Exquisita meditacion...

Sin mas palabras







"Leer y comentar alimenta la pluma del poeta"

Visita mi web  http://ESTRELLA1127.blogspot.com
avatar
anonimus
Moderador

Masculino

Re: y empecemos a llamarle Padre... (meditación)

Mensaje por anonimus el Vie 14 Abr - 11:10



Muchas gracias estimado Fernando por compartirnos,
ésta pedagogía muy útil y necesaria en ésta andadura llamada vida.

Mi atento y cordial saludo.


anonimus
avatar
Hannah
Iniciado

Femenino

Re: y empecemos a llamarle Padre... (meditación)

Mensaje por Hannah el Sáb 15 Abr - 19:36



Siempre estube consciente de ello,
por la sencilla razón de que lo siento así.
Gracias por recordarmelo.


Un abrazo desde mi rincón





Mis palabras sobran.....Las tuyas lo dicen todo !
avatar
alas del sol
Iniciado

Masculino

Re: y empecemos a llamarle Padre... (meditación)

Mensaje por alas del sol el Lun 17 Abr - 10:50


Lo acabo de leer y siento, tan actual , tan presente lo que pasó muchos años atras y a la luz de los acontecimientos históricos y a lo dicho por el presbítero José Antonio es agradable, hasta saludable llamar Padre a Dios, me hace bien llamarlo asi. De hecho tiene un sabor muy especial cuando rezo el Padre nuestro. Muchas gracias por alcanzarnos sus pensamientos. Un abrazo gigante con sol.


alas

mariafe
Usuario

Femenino

Re: y empecemos a llamarle Padre... (meditación)

Mensaje por mariafe el Vie 28 Abr - 17:27



Un texto grandioso y muy apropiado para éste y para todo tiempo,
mientras dura nuestro andar por la vida, es Dios quien siempre nos guia,
ël es quien nos llama hijos, corresponde a nosotros llamarlo Padre.
Lo realmente importante es sentir lo que se dice en el corazón.
Un gusto leerte.


mariafe






Contenido patrocinado

Re: y empecemos a llamarle Padre... (meditación)

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb 15 Dic - 3:12