4versos
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

..
 
ÍndiceelPortal4RegistrarseConectarse

 

 EN EL VIENTRE EN QUE VIVIMOS.

Ir abajo 
AutorMensaje
Manuel Meneses Jimenez

Manuel Meneses Jimenez

Masculino

EN EL VIENTRE EN QUE VIVIMOS. Empty
MensajeTema: EN EL VIENTRE EN QUE VIVIMOS.   EN EL VIENTRE EN QUE VIVIMOS. Empty23.03.14 9:46


Todos, o al menos una inmensa mayoría, sabemos en qué situación estamos en estos momentos, en qué mundo subsistimos, pero también somos pocos los que estamos convencidos que de esta situación saldremos adelante, como de tantas otras, y que después y al final descubriremos que todo fue un simple avance o caminar por un momento propio de la historia del hombre y de la civilización en que nos ha tocado vivir.

Alguna vez he comentado que esta crisis que padecemos no es una crisis económica como nos quieren hacer vender que es, no. Ni tan siquiera es política como ya nos han hecho ver. No, tampoco. Es – creo -, más bien una crisis “humana”, un estado que padecemos de valores dañados, aniquilados previamente y a conciencia mediante un buen trabajo que durante años se ha ido llevando a cabo poco a poco sin prisa pero tampoco sin pausa por unos políticos u hombres sin almas para acabar, al fin, con algo que nos es esencial no sólo para simplemente vivir sino entender la esencia humana y que es la solidaridad entre los que hemos estado, estamos y seguiremos aquí. Así de sencillo.

Como hemos de suponer, naturalmente, esta y tantas otras crisis las hemos creado nosotros, las personas, y no son, por lo tanto, castigos divinos con lo cual lo que quiero decir es que las soluciones están en nosotros sus creadores. La mayoría de los países occidentales tienen eso que, por ejemplo en España, llaman Centro De Investigaciones Sociológicas (CIS) y que sirve para medir el estado de opinión y otros temas de interés en una sociedad; es, también y si nos damos cuenta, una potente “editorial” especializada en ciencias sociales que a su vez pasa o cede una información importante a muchos colectivos humanos – políticos y culturales incluidos -, con los cuales éstos mueven sus hilos y conexiones de poder. Ahí está, en parte, el meollo de la cuestión. De ahí parte el gran poder de control que tienen sobre la población, su gran poder de manipulación, de desinformación y el principio de toda la corrupción que hoy padecemos de forma directa e indirecta.

Decía, y digo, que ésta no es una crisis política sino de valores porque a partir de este exclusivo poder que tienen ciertas instituciones tenidas como dignas y democráticas se nos ha echado encima toda la mierda que nos cae, y hay más que suficientes pruebas de que es así solo que no tenemos la capacidad de denunciarlo porque, precisamente, de la información y el poder que tienen mueven todos los resortes de control sobre nosotros.

Leyendo “Las fuentes del capital social” de Coleman y Putnam uno alcanza a comprender un poco más las convicciones que tiene y es en las que se debe sentar las ideas o al menos algunas ideas. Tras un estudio sociológico llevado a cabo en amplias zonas de Italia por estos estudiosos se ha descubierto el porqué del fracaso de unas regiones y no el de otras en el mismo país y la conclusión es más bien sencilla: los resultados que dicen de esa diferencia no hablan de factores políticos, administrativos y ni tan siquiera económicos sino simple y llanamente de otro tipo de acciones culturales que demostraban la presencia o ausencia de relaciones de confianza mutua entre ciertos organismo y la sociedad de a pie y que es lo que Putnam llamó “capital social” definiéndolo también como redes de confianza y reciprocidad generalizada.

De lo que he leído de “Las fuentes del capital social” deduzco – o me reafirmo -, en lo que siempre he creído y que es que lo que padecemos no es una crisis económica o política sino de “falsos” valores impuestos por una casta política que posee de nosotros “informes” certeros de cómo somos y actuamos, así de sencillo. La sociedad hoy ya no se mueve por instintos como en algún momento lo llegó a hacer, no. Lo hace por necesidades que a su vez son provocadas y que por lo tanto en la mayoría de las veces, por no decir nunca, no controlamos y no podemos controlar. Se trata, entonces, de romper esos vínculos que nos ata a este poder que nos somete y nos castiga, que nos humilla e insulta sin compasión ni misericordia; que nos hacen sus esclavos.

A partir de aquí ya saben ustedes el resto: unos políticos déspotas corruptos, podridos a más no poder y que actúan siempre insaciables desde la más absoluta impunidad política y judicial, inmunes e inmunizados por un poder casi – y sin casi diría yo – divino que les hacen ser como son y actuar como lo hacen. Es más: de lo que más carecen estos individuos es de cualquier resquicio de saber o conocimiento intelectual lo cual, deduzco, que aún les hacen más insensibles a lo que originan lo cual, también, están expuestos a echar por tierra cualquier idea ajena que perturbara sus cálculos electorales relacionados con el status que poseen; es lo que siempre he dicho: esta democracia existe y existirá siempre mientras que nosotros, sus vasallos, no pongamos en peligro sus privilegios, si ello ocurriera no dudarían en absoluto ( y nosotros menos aún ) en declararnos una guerra – y que no podríamos jamás ganar -, sin importarles las consecuencias que de ella nos derivarían, seguro.

De todo esto que expongo me imagino que ustedes, como yo, deducen que lo único que nos toca es observar el obsceno espectáculo que nos están dando estos políticos que, insisto, son seres que nos acarrean problemas humanos y no divinos, quiero decir no insolucionables sino todo lo contrario. Lo peor es que aún se dediquen a reprocharnos a nosotros, los vencidos, que nos quejemos amargamente de la derrota, de la derrota impuesta frente a todas las armas que tienen y que son – como siempre he dicho -, todas.

Así de voraz e insaciable es este monstruo que, nos guste o no, en cuyo vientre habitamos.

Manuel, África.

NOTA:
Este artículo me fue censurado en un periódico español en mayo de 2012, o al menos no lo vi publicado.
Volver arriba Ir abajo
Helia Estela Tobias

Helia Estela Tobias

Femenino VALLEDUPAR-COLOMBIA


EN EL VIENTRE EN QUE VIVIMOS. Empty
MensajeTema: Re: EN EL VIENTRE EN QUE VIVIMOS.   EN EL VIENTRE EN QUE VIVIMOS. Empty28.03.14 23:02

Admiro tu valentia
y la fuerza de tus letras

Saludos




EN EL VIENTRE EN QUE VIVIMOS. 2pturn7
EN EL VIENTRE EN QUE VIVIMOS. 4versos-dia-de-la-mujer

EN EL VIENTRE EN QUE VIVIMOS. 4versos-dia-de-la-poesia-2020

"Leer y comentar alimenta la pluma del poeta"

 
Visita mi web      https://estrella1127.blogspot.com/ 
Volver arriba Ir abajo
Manuel Meneses Jimenez

Manuel Meneses Jimenez

Masculino

EN EL VIENTRE EN QUE VIVIMOS. Empty
MensajeTema: Re: EN EL VIENTRE EN QUE VIVIMOS.   EN EL VIENTRE EN QUE VIVIMOS. Empty29.03.14 20:40

Gracias Estrella por leer, de ahí sabemos una parte de todo lo que ignoramos.
Abrazos.
Manuel, África
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




EN EL VIENTRE EN QUE VIVIMOS. Empty
MensajeTema: Re: EN EL VIENTRE EN QUE VIVIMOS.   EN EL VIENTRE EN QUE VIVIMOS. Empty

Volver arriba Ir abajo
 
EN EL VIENTRE EN QUE VIVIMOS.
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
4versos :: 

COMUNIDAD

 :: Reflexiones.
-
Cambiar a: