.


Una intromisiòn e intento de aporte

ilusionado
ilusionado

Masculino

Una intromisiòn e intento de aporte Empty Una intromisiòn e intento de aporte

Mensaje por ilusionado el Mar 16 Oct - 15:30

Perdòn que utilice este espacio para mis modestas elucubraciones.

Quisiera hablar un poco de ortografìa

Hace algún tiempo, buscando donde intentar compartir mis humildes y mal hilados versos, entre a un portal de poetas, en que la verdad en un principio la idea según pensaba entonces, me resultaba temeraria y hasta irrazonable, pues escribìan allì verdaderos y admirables maestros de la pluma; conocedores y dominantes del bien escribir. Sin embargo, escudado en mi carácter de novato empecé titubeante a intentar una primera aportación.

Me esmerè como no tienen idea, y después de revisar mi primer poema como dicen pòr ahì “de pe a pà”, lo publiquè con valentìa esperando alguna pronta y (¿por què no?) positiva reacción, pues al fin y al cabo como la mayoría de ustedes conocen, el sueño del poeta –aunque incipiente- es esperar que alguien reconozca y aplauda su trabajo y como novato -¿porquè no decirlo?- esperaba una cierta consideración y consejos.

Tras dos días de angustiante espera, me contestò una “moderadora”, de una forma que considerè aplastante y demoledora, pues sin valorar en abosulto al menos una parte de mi poema, sentenciò dictatorial: “ Imposible puedas siquiera aspirar a estar entre los elegidos para algún reconocimiento; te faltò el punto final en tu poema.

Sentì como si me cayera encima una una pesada losa, una cubetada de agua helada con ese lacerante y destructor comentario. ¿Cómo por un mugroso punto final, echaban por la borda todo mi trabajo?, vaya que eran exagerados esos personajes encubiertos en el anonimato y parapeto de misteriosa identidad que les da el pertenecer al prestigioso grupo de “moderadores”. En ese momento estuve a punto de decidir abandonar la idea y mandar todo al cuerno, pero tras meditarlo unos días y revisar minuciosamente no solo el comentario, sino el trabajo de los demás, me di cuenta que eran estrictos, porque querìan decantarse como grupo, dar brillo al portal y destacarse no solo como ensambladores de letras, sino conocedores del idioma, empezando por la gramática y sus aceptadas formas.

A partir de ahì, me di a la tarea y dedique mis esfuerzos a revisar con lupa mis modestos trabajos para tratar de superarme cada dìa. Al paso del tiempo llevo independientemente de todo, una especie de agradable y limpia amistad virtual con esa moderadora (pseudo destructiva que me critcò).
Tiempo después ingresè a otro foro, en donde al parecer existía mayor bohonomìa y relajadas aceptaciones a los trabajos de los escritores. Empecè a encontrar múltiples fallas de ortografía y lo que es peor, imprecisiones en los textos de los reconocimientos a los poemas aportados.

En un desinteresado intento por contribuir a la mejora, me dirigì a uno de los moderadores estrellas del portal, a quien le sugerí buscar una forma diplomàtica para hacer ver a los poetas en buena camaradería sus yerros y ayudar no solo a su corrección individual, sino a un buen llevar del foro (que finalmente por ser de caràcter poético, debe al menos llevar y respetar las màs elementales reglas del bien escribir), pero hete aquí que me encuentro con una barrera, pues el santo señor de todos mis respetos, por temor (supongo) a perder asociados, me sale con la embajada de que “no les gusta que los corrijan, se ofenden; mejor ahì le dejamos”.

Gulp, gulp y recontragulp (diría Batman). ¿Y con ese pensamiento, como mejorar?.
Yo entiendo perfecto que una retroalimentaciòn, es decir, una crìtica a nuestro quehacer buscando que mejore, debe ser solicitada, pues de modo contrario desemboca en una especie de ataque, que a nadie gusta. Sin embargo, cuando entramos a un foro de competencia en el versar y escribir y nos sujetamos a sus normas, de alguna forma estamos dando nuestro consentimiento a ser retroalimentados o criticados (En el buen sentido y orientación del tèrmino).

La verdad (Y lo digo en el mejor y màs sincero de los planes), sin ser un experto en la lingûistica, cuando entro a un portal y me encuentro con un bello y sentido poema, que lamentablemente viste ropajes de fallas ortográfica, se rompe el encanto y acaba uno tachando al poeta por su forma y no por el fondo. Error si ustedes quieren, pero para bien o para mal nos fue imbuido desde los primeros años de hogar y escolares y es parte de nuestro expresar cotidiano y las faltas d ortografìa y uso de la semàntica brincan y acaban hiriendo.
Se presume que los poetas (o los remedos de poeta como su modesto servidor) somos al menos primarios conocedores de las letras y de como ordenarlas. De modo contrario, no pasamos de tristes aprendices.

No pretendo en modo alguno criticar o señalar a nadie en particular. Mi deseo no es otro que contribuir en algo que quiero y respeto como es el buen escribir, como elemento básico para plasmar el sentir del corazón a travès de esa valiosísima herramienta que son las letras.
No tengo totalmente claro quien me tatuò ese sentir y respetar en la vida, quizás fue una mezcla de consejos de mi padre, mi madre y mi abuelo, lo que si sè a fin de cuentas, es que una letra bien escrita es como una magistral actuación en el cine, cuando es la adecuada, te olvidas del entorno,  te concentras en el principal y “compras” la pelìcula.

Para concluir, una humilde recomendación con todo el respeto que me merecen todos los compañeros del portal: utilicen los correctores en línea, no cuestan y son de gran ayuda (Al menos a mi me sirven mucho).

Mi respeto y un afectuoso abrazo a todos.
peregrino
peregrino

Masculino

Una intromisiòn e intento de aporte Empty Re: Una intromisiòn e intento de aporte

Mensaje por peregrino el Mar 16 Oct - 22:15

Útil para todo el que desee mejorar su escritura, es agradable leer una obra con un mínimo de errores ortográficos y en minúscula. A decir verdad, son mínimas las obras con errores de gramáticas y demás publicadas en esta casa de letras que yo he notado.
Muchas gracias amigo ilusionado.

peregrino
anonimus
anonimus
Moderador

Masculino

Una intromisiòn e intento de aporte Empty Re: Una intromisiòn e intento de aporte

Mensaje por anonimus el Miér 17 Oct - 0:16


Concuerdo a plenitud con el contenido de su mensaje, es mas no había notado la falta de un corrector ortográfico en la sala de Herramientas Literarias del Indice del Portal. Seguro la administración muy pronto subsanará tal carencia. Muchas gracias por su aporte estimado poéta.

Un buen abrazo.
Grayce B.
Grayce B.
Admin

Femenino

Una intromisiòn e intento de aporte Empty Re: Una intromisiòn e intento de aporte

Mensaje por Grayce B. el Miér 17 Oct - 1:02


Valoramos en lo mucho que vale su observación-aporte en haras de incentivar un correcto manejo de la escritura en español. Por nuestra parte acabamos de incluir un corrector en linea en el Indice del Portal, esperamos sea de utilidad. Gracias amigo poeta ilusionado, por siempre crear; estar y participar !
Grayce B.
Beto Brom
Beto Brom

Masculino Galilea/ISRAEL

Una intromisiòn e intento de aporte Empty Re: Una intromisiòn e intento de aporte

Mensaje por Beto Brom el Miér 17 Oct - 16:25

BRAVO!!!
Tus apreciaciones con respecto a la forma de presentar un escrito, cuidando los elementos "básicos", hacen sin duda valorar más lo expuesto en la plana.
Shalom amigazo
Fatima del Valle
Fatima del Valle

Femenino

Una intromisiòn e intento de aporte Empty Re: Una intromisiòn e intento de aporte

Mensaje por Fatima del Valle el Sáb 20 Oct - 21:46

Las herramientas estan ahí, la voluntad de quien las quiera usar, es facultad de cada uno.
Una clarinada para todo escritor.
fatima. Una intromisiòn e intento de aporte 1889405040



Templario
Templario

Masculino sin fronteras.

Una intromisiòn e intento de aporte Empty Re: Una intromisiòn e intento de aporte

Mensaje por Templario el Dom 21 Oct - 12:46

@ilusionado escribió:Perdòn que utilice este espacio para mis modestas elucubraciones.

Quisiera hablar un poco de ortografìa

Hace algún tiempo, buscando donde intentar compartir mis humildes y mal hilados versos, entre a un portal de poetas, en que la verdad en un principio la idea según pensaba entonces, me resultaba temeraria y hasta irrazonable, pues escribìan allì verdaderos y admirables maestros de la pluma; conocedores y dominantes del bien escribir. Sin embargo, escudado en mi carácter de novato empecé titubeante a intentar una primera aportación.

Me esmerè como no tienen idea, y después de revisar mi primer poema como dicen pòr ahì “de pe a pà”, lo publiquè con valentìa esperando alguna pronta y (¿por què no?) positiva reacción, pues al fin y al cabo como la mayoría de ustedes conocen, el sueño del poeta –aunque incipiente- es esperar que alguien reconozca y aplauda su trabajo y como novato -¿porquè no decirlo?- esperaba una cierta consideración y consejos.

Tras dos días de angustiante espera, me contestò una “moderadora”, de una forma que considerè aplastante y demoledora, pues sin valorar en abosulto al menos una parte de mi poema, sentenciò dictatorial: “ Imposible puedas siquiera aspirar a estar entre los elegidos para algún reconocimiento; te faltò el punto final en tu poema.

Sentì como si me cayera encima una una pesada losa, una cubetada de agua helada con ese lacerante y destructor comentario. ¿Cómo por un mugroso punto final, echaban por la borda todo mi trabajo?, vaya que eran exagerados esos personajes encubiertos en el anonimato y parapeto de misteriosa identidad que les da el pertenecer al prestigioso grupo de “moderadores”. En ese momento estuve a punto de decidir abandonar la idea y mandar todo al cuerno, pero tras meditarlo unos días y revisar minuciosamente no solo el comentario, sino el trabajo de los demás, me di cuenta que eran estrictos, porque querìan decantarse como grupo, dar brillo al portal y destacarse no solo como ensambladores de letras, sino conocedores del idioma, empezando por la gramática y sus aceptadas formas.

A partir de ahì, me di a la tarea y dedique mis esfuerzos a revisar con lupa mis modestos trabajos para tratar de superarme cada dìa. Al paso del tiempo llevo independientemente de todo, una especie de agradable y limpia amistad virtual con esa moderadora (pseudo destructiva que me critcò).
Tiempo después ingresè a otro foro, en donde al parecer existía mayor bohonomìa y relajadas aceptaciones a los trabajos de los escritores. Empecè a encontrar múltiples fallas de ortografía y lo que es peor, imprecisiones en los textos de los reconocimientos a los poemas aportados.

En un desinteresado intento por contribuir a la mejora, me dirigì a uno de los moderadores estrellas del portal, a quien le sugerí buscar una forma diplomàtica para hacer ver a los poetas en buena camaradería sus yerros y ayudar no solo a su corrección individual, sino a un buen llevar del foro (que finalmente por ser de caràcter poético, debe al menos llevar y respetar las màs elementales reglas del bien escribir), pero hete aquí que me encuentro con una barrera, pues el santo señor de todos mis respetos, por temor (supongo) a perder asociados, me sale con la embajada de que “no les gusta que los corrijan, se ofenden; mejor ahì le dejamos”.

Gulp, gulp y recontragulp (diría Batman). ¿Y con ese pensamiento, como mejorar?.
Yo entiendo perfecto que una retroalimentaciòn, es decir, una crìtica a nuestro quehacer buscando que mejore, debe ser solicitada, pues de modo contrario desemboca en una especie de ataque, que a nadie gusta. Sin embargo, cuando entramos a un foro de competencia en el versar y escribir y nos sujetamos a sus normas, de alguna forma estamos dando nuestro consentimiento a ser retroalimentados o criticados (En el buen sentido y orientación del tèrmino).

La verdad (Y lo digo en el mejor y màs sincero de los planes), sin ser un experto en la lingûistica, cuando entro a un portal y me encuentro con un bello y sentido poema, que lamentablemente viste ropajes de fallas ortográfica, se rompe el encanto y acaba uno tachando al poeta por su forma y no por el fondo. Error si ustedes quieren, pero para bien o para mal nos fue imbuido desde los primeros años de hogar y escolares y es parte de nuestro expresar cotidiano y las faltas d ortografìa y uso de la semàntica brincan y acaban hiriendo.
Se presume que los poetas (o los remedos de poeta como su modesto servidor) somos al menos primarios conocedores de las letras y de como ordenarlas. De modo contrario, no pasamos de tristes aprendices.

No pretendo en modo alguno criticar o señalar a nadie en particular. Mi deseo no es otro que contribuir en algo que quiero y respeto como es el buen escribir, como elemento básico para plasmar el sentir del corazón a travès de esa valiosísima herramienta que son las letras.
No tengo totalmente claro quien me tatuò ese sentir y respetar en la vida, quizás fue una mezcla de consejos de mi padre, mi madre y mi abuelo, lo que si sè a fin de cuentas, es que una letra bien escrita es como una magistral actuación en el cine, cuando es la adecuada, te olvidas del entorno,  te concentras en el principal y “compras” la pelìcula.

Para concluir, una humilde recomendación con todo el respeto que me merecen todos los compañeros del portal: utilicen los correctores en línea, no cuestan y son de gran ayuda (Al menos a mi me sirven mucho).

Mi respeto y un afectuoso abrazo a todos.


La razón le asiste estimado compañero, pero,
pero, las herramientas literarias están ahí -como dice Fátima-
al alcance de todos, en el Indice del foro.
Que disfrute de un hermoso domingo.

Con afecto.




Contenido patrocinado

Una intromisiòn e intento de aporte Empty Re: Una intromisiòn e intento de aporte

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Mar 19 Nov - 18:23