.


EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I)

Manuel Meneses Jimenez
Manuel Meneses Jimenez

Masculino

EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I) Empty EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I)

Mensaje por Manuel Meneses Jimenez el Dom 13 Ene - 4:10



Como cualquier persona de mi generación – al igual que usted que me lee en este momento -, he oído hablar de Hiroshima, una de las tantas por mí tenidas como “Las ciudades del dolor” (Guernika (Euskadi -España-), Sara y Shatila (Palestina), Biafra y Burundi (África), Saigón y Vietnam (Asia) Auschwitz (Polonia), Bagdad (Irak) Líbano (Oriente Medio)... Lo que ha ocurrido, como siempre, es que sólo he oído lo que otros han querido que oyera y supiera: siempre ha sido así. Afortunadamente uno tiene la gran suerte, o el defecto, de querer saber y entender acerca de lo que otros no quieren que sepamos, o lo que es lo mismo: uno ha querido saber leer diferente entendiendo por esto buscar los argumentos de por qué tantas mentiras o inexactitudes bien impuestas y mejor aceptadas sin más, que esa es al final la cuestión.

Uno no aprende sólo leyendo sino que aprende comprendiendo qué lee y esa es la diferencia; de ahí la necesidad – y la justificación -, de la tanta manipulación constante que sufrimos. Cada vez me gustan más los libros viejos (aunque éste del que les hablo no lo es tanto en absoluto), esos que con otras miradas y otras ilustraciones y páginas ya amarillentas como si de una enfermedad del tiempo se tratara acaban la mayoría de ellos en esa especie de asilo para libros y que son los establecimientos llamados Mercadillos o Rastros de objetos usados que ya nadie quieren, y llegan para, se diría que a morir, si antes alguien no los sacan de ahí. Y ahí fue donde encontré mi penúltima joya, “Cuadernos de Hiroshima”, que por el módico precio de un euro y cinco céntimo (que dicho sea de paso dejé a deber puesto que en ese momento no llevaba la cartera) me lo llevé a casa abrazado como de si de un buen amigo se tratara. El librito – o la criatura -, es de Kenzaburo Oé, Premio Nobel.

Lo que cuenta Kenzaburo en este libro es lo que encontró allí, en Hiroshima: una ciudad en carne viva a pesar de que ya habían pasado 15 años de aquel mes de agosto de 1945 en el que el gobierno del que dicen más democrático país de la Tierra (aún se sigue imponiendo esa mentira, otra más), lanzó la bomba atómica sobre cientos de miles de seres humanos. Aún muchos años después, más de esos quince, se seguían produciendo, principalmente en las mujeres, abortos y otras enfermedades como leucemia, anemias e incluso, lo cuenta Kenzaburo en este libro, enfermedades misteriosas antes de llegar a lo peor: los suicidios colectivos.

Leyendo con atención este libro y tratando de situarme en el lugar exacto en donde estaban aquellas personas uno acierta ver que Hiroshima se debió de convertir quizás en un gigantesco cementerio o lazareto ambulante y también, porqué no, en una especie de “extraño y no humano mundo” en el cual, creo y me imagino, los supervivientes no luchaban ni lucharían por una nueva existencia sino tan solo por quizás aminorar en lo posible una muerte segura y terrible. De todo esto pienso, y en circunstancias “normales”, sólo podría o debería nacer un nuevo humanismo; no me refiero, como también dice Kenzaburo, a un humanismo ya harto conocido como es el relacionado al comportamiento de entre los afectados e incluso a los médicos, enfermeros y otras personas que hasta allí se acercaron a ayudar y también para llamar la atención de lo sucedido, no. No me refiero a ese humanismo.

Yo me refiero a lo que podría ser, si se diera, un nuevo humanismo que ponga al descubierto la herida más profunda de la humanidad y que aún no hemos superado y que es una nueva forma o manera de pensar y de juzgar que consiste en partir siempre del sufrimiento verdadero y real, del sufrimiento hundido en el alma humana y que no está tanto a la vista de todos. Hace ya mucho que desgraciadamente parece que el daño que se hace o se pretende hacer parten de decisiones políticas y/o militares y no de la nobleza de los ideales que se defienden y esto a la larga lo sufrimos todos, vencidos y vencedores.

Leyendo este libro (que aún no he acabado de leer porque me cuesta avanzar las páginas ya que de continuo me paro a pensar y reflexionar acerca de lo que leo), me encuentro que en varias ocasiones se cruzan entre sí el nombre de dos ciudades o lugares nefastamente simbólicos para la humanidad en el pasado siglo XX como lo son Hiroshima en Japón y Auschwitz en Polonia pero que – y no sé si muchos se han dado cuenta en este detalle -, ambas ciudades han tenido una lectura desigual frente a la Historia y sobre lo que en ambas ocurrió. Lo primero que he descubierto es que poco menos que en ambos casos apenas se ha tenido en cuenta el sufrimiento de las personas en cierto modo. De Auschwitz todos sabemos lo que fue, lo que sucedió y lo que significa como barbarie de la humanidad (o de una parte de ésta). También a Hiroshima la mancillaron, la bombardearon, la asesinaron, la violaron y la destruyeron para al final matarla en y con el silencio absoluto; esto lo hicieron los americanos, pero en absoluto – y esto es lo que quería decir – la asociamos con éstos los americanos sino con la Bomba Atómica y no , nunca, con la significación moral del daño causado a su gente y a dicha ciudad.

Esta diferente “mirada” tiene que ver, y mucho, con el hecho de que los causantes del genocidio judío en Auschwitz (los nazis ), fueron y son los “malos” hasta hoy, y los de la misma barbarie y crímenes en Japón (los americanos) fueron y son hasta hoy los buenos y que además “ganaron” la guerra. De todo esto uno saca lo que siempre ha creído adivinar desde aquel “un día” en que descubrí que algo no cuadraba a razón de cómo nos contaban las historias los de siempre, o sea, los vencedores. Los vencedores, al igual que en Japón en que ocultaron la verdad durante muchos años, impusieron el silencio sobre lo ocurrido haciéndonos creer incluso que lo sucedido allí fue el precio inevitable de la guerra.

De todo esto nos habla Kenzeburo Oé en este su libro “Cuadernos de Hiroshima”, y del cual uno, con una lectura atenta y diferente, saca conclusiones que he creído oportuno compartir con ustedes. Como última reflexión hacer saber que hasta no hace mucho, en el periodo de tiempo del anterior presidente de los EE.UU. el tal G. Busch condecoró públicamente al último de los supervivientes que viajaba en el avión desde el cual se lanzó una de aquellas dos bombas atómicas; por si todo esto no fuera suficiente este “superviviente” de aquel vergonzoso genocidio aún no reconocido universalmente declaró, también públicamente, que en absoluto se arrepentía de lo que hizo y que si se dieran las mismas circunstancias lo volvería hacer. En fin...

Manuel Meneses Jiménez.
Hondarribia, Gipuzkoa.
5 de agosto de 2012.
webb
webb

Masculino

EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I) Empty Re: EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I)

Mensaje por webb el Sáb 19 Ene - 21:59



Muy de acuerdo en la cuestión que sostienes al inicio de tu escritura y despues;
con lo que sigue, muy interesante y pedagógico.
Gracias por compartir.

Walter EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I) 3166741510



EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I) W210

ashael
ashael
Staff

Masculino

EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I) Empty Re: EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I)

Mensaje por ashael el Sáb 19 Ene - 23:35



Siempre es interesante leerte Manuel, gracias por estas letras.
Mi abrazo llegue hasta donde te encuentres.

As
Manuel Meneses Jimenez
Manuel Meneses Jimenez

Masculino

EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I) Empty Re: EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I)

Mensaje por Manuel Meneses Jimenez el Dom 20 Ene - 7:04

@webb escribió:


Muy de acuerdo en la cuestión que sostienes al inicio de tu escritura y despues;
con lo que sigue, muy interesante y pedagógico.
Gracias por compartir.

Walter EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I) 3166741510

Se puede o no estar de acuerdo pero los hechos son los que son y de lo que se trata, lo que intento, es hacerlo saber.
Gracias Webb por tu opinión.
Manuel Meneses Jimenez
Manuel Meneses Jimenez

Masculino

EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I) Empty Re: EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I)

Mensaje por Manuel Meneses Jimenez el Dom 20 Ene - 7:06

@ashael escribió:


Siempre es interesante leerte Manuel, gracias por estas letras.
Mi abrazo llegue hasta donde te encuentres.

As

Gracias Ashael por considerar de tu interés mi tema de hoy. Gracias.
Harumi T
Harumi T

Femenino

EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I) Empty Re: EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I)

Mensaje por Harumi T el Lun 21 Ene - 20:22

Muy trágico, humanidad colapsando, Muerte en cabeza hoy.
saludos muchos
Manuel Meneses Jimenez
Manuel Meneses Jimenez

Masculino

EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I) Empty Re: EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I)

Mensaje por Manuel Meneses Jimenez el Mar 22 Ene - 6:47

@Harumi T escribió:Muy trágico, humanidad colapsando, Muerte en cabeza hoy.
saludos muchos

La realidad es trágica, es de lo que hablo y escribo.
Un saludo Harumi.

Contenido patrocinado

EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I) Empty Re: EL SILENCIO DEL SILENCIO: HIROSHIMA Y AUSCHWITZ. (I)

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Lun 23 Sep - 3:00